verso converso

aportes incorrectos después de haber caído del caballo...

Y él les dijo: «Así, todo escriba que ha llegado a ser discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.» (Mt 13,52)


febrero 06, 2005

what God wants

Linda cita de Kreeft en video meliora (en inglés) sobre el amor de Dios y la libertad del hombre, a propósito de acercamientos Roma-Lutero.
Últimos párrafos:

God is a lover, not a manager, a businessman, accountant, owner, or puppet-master. What He wants from us first of all is not a technically correct performance but our heart. Protestants and Catholics alike need to relearn and reemphasize that simple, liberating truth..."We may think God wants actions of a certain kind, but God wants people of a certain sort." [C.S. Lewis].
Peter Kreeft

Traduzco como puedo:

Dios es un amante, no un manager, ni un negociante, ni un contador, ni un dueño ni un titiritero. Lo que Él quiere de nosotros antes que nada, no es una performance técnicamente correcta sino nuestro corazón. Protestantes y católicos necesitan reaprender y reenfatizar esta simple y liberadora verdad..."Podemos pensar que Dios quiere acciones de cierto tipo, pero lo que Dios quiere son personas de cierto tipo" (C. S Lewis)
Peter Kreeft, teólogo laico norteamericano, converso

Y resuena en mi memoria un estribillo de Roger Waters que, aunque en origen no es devocional sino todo lo contrario, ahora evoco como una plegaria de ofrecimiento: "What God wants, God gets"

-Tenés mi corazón, Señor. Tomalo.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No entiendo el textito de Kreeft ni la frase de Lewis, o sí la entiendo pero no estoy de acuerdo. O creo que no estoy de acuerdo. Me parece que es al revés: al menos para nosotros, "personas de cierto tipo" o "nuestro corazón" son conceptos vagos, es lo mismo que decir algo que suena lindo pero que no significa nada. ¿Cómo se hacen, o de dónde salen personas de cierto tipo? ¿Cómo, en base a qué definimos a un tipo de persona? Lo único que puedo hacer son acciones de cierto tipo, y ellas hablarán de mi, y ellas me harán de cierto tipo de tipo de persona. Amar, perdonar, rezar o robar, odiar, estafar, son acciones que me hacen agradable o desagradable a Dios. Creo que eso es lo que importa: mis acciones (pensamientos, arrepentimientos y amor incluído). Salvo que por persona se quiera decir una actitud de vida, una forma de ver y vivir la vida, una postura ante Dios en cuanto Padre, Ser Supremo digno de Amor, Pureza y Bien supremos. Pero si así es, terminamos nuevamente en las acciones, tener una actitud de vida es una acción (o acciones) o no es nada, o es aire. "Mi actitud de vida es el amor, pero no 'actúo' en consecuencia casi nunca: nada". "No todo el que llora Señor, Señor, entrará al Reino, sino el que se porta bien, el que se juega" dice Cristo. Creo que la de Lewis es una frase que pretende ser original pero no dice nada concistente. (vale la aclaración: amamos a C.S.Lewis)

Vamos ahora con Peter Kreeft .
Cuando dice "Dios es un amante" lo dice pensando en la visión de amante que tiene Dios, y claro que Dios es un amante. Pero cuando dice "comerciante" o "contador" seguidamente y dentro de la misma oración, lo dice pensando en el peor sentido de cada palabra. Creo.
Y así no vale porque el texto se hace confuso. Interpretemos "amante" desde el punto de vista de un adolecente argentino. No conviene. Desde el punto de vista de Dios (tan puro que ni lo imaginamos) Él es también un comerciante y un contador y por su puesto un dueño y un titiritero. El Titiritero del Mundo.
Y claro que le interesa de nosotros es una "performance correcta". Jesús dice: "Sean perfectos como el Padre", "El que no da fruto es cortado y tirado", "si la sal no sala se tira", "maldita higuera" (la de la parábola y la del camino a Jerusalén), "el que permanece en mí, guarda mis mandamientos". claro que otra vez habrá que entender performance en el sentido que Dios lo entiende, no en el de competencia, no en el de frutos que se ven por la superficie. Le interesa en todo caso, la performance de nuestro corazón. La palabra corazón así solita ni dice nada. Incluso Jesús dice que del corazón salen cosas malas también.
No leí todo el texto completo, a lo mejor me equivoco.

martin.
martin_busca@yahoo.com.ar

4:48 p.m.  
Blogger buena memoria said...

Alguna vez leí que de "dentro del corazón salen los malos pensamientos, los adulterios, los homicidios, las avaricias, el engaño, la envidia, la malediciencia, la soberbia..."
¿En qué quedamos?
¿Salen porque estamos mal o bien?
O hacemos mal o bien y ahí somos, ¿ups!, problem...
Me gustó re-harto tu página.

6:46 p.m.  
Blogger Hernan said...

Estimado Martín, encuentro tu comentario un poco confuso.
No me queda claro con qué idea te enojás tanto. Entiendo que ciertos términos como "corazón" han sido muy corrompidos por la sensiblería moderna pero vos te vas a un extremo: pareciera que negás la existencia de vida interior.

Somos casi robots, pero no robots. Y nuestro libre albedrío no descansa en la razón, descansa en el misterioso terreno de la emoción. En el corazón. El "corazón" existe. Quizás explicar y difundir esa premisa sea el único objeto de este blog.

Sí, seremos juzgados por nuestros actos, pero sobre todo seremos juzgados en el Amor, San Juan de la Cruz dixit.

Como cita buenamemoria, Jesús nos recuerda la verdadera fuente de nuestros actos.
¿Dónde poner la mira entonces, donde centrar los esfuerzos en la vida espiritual? ¿En la causa o en las consecuencias?

Si un absceso drena pus... te limitás a limpiar el pus y tapar la salida del absceso? O si alguien tiene fiebre altísima por una infección, limitarías el tratamiento a tratar la fiebre?

Lo que dicen Kreeft y Lewis, creo entender, es que un corazón enamorado de Dios actuará naturalmente mejor (o será más agradable a El) que uno que no lo ama aunque tenga un sistema aduanero estricto en el sentido del control de lo que sale.

Un poquito más de Biblia:

Mt 11:29 "aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón"

Mt 12:34 "Raza de víboras, ¿cómo podéis vosotros hablar cosas buenas siendo malos? Porque de lo que rebosa el corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro saca cosas buenas y el hombre malo, del tesoro malo saca cosas malas".

Y hasta María en su Magnificat nos habla de lo que mira Dios: "dispersó a los que son soberbios en su propio corazón"

El tema da para mucho más. Espero poder desarrollar algunas cosas relacionadas desde la ciencia.
Gracias por comentar.

12:38 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger