verso converso

aportes incorrectos después de haber caído del caballo...

Y él les dijo: «Así, todo escriba que ha llegado a ser discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.» (Mt 13,52)


noviembre 14, 2004

neuropsicología

Se me pasó. Hoy terminó un congreso de neuropsicología en Buenos Aires y ni pude aparecer por allí en los tres días que duró a pesar de que el asunto me interesa ya que tiene que ver tanto con mi práctica clínica como con mi actividad docente.
Y me interesa también por cuestiones espirituales, pero ese es otro cantar.

¿Qué es la neuropsicología?
Digamos que es una disciplina que estudia las relaciones cerebro-conducta. Esencialmente se interesa por la relación entre las estructuras cerebrales y las funciones mentales más sofisticadas: las funciones cognitivas (atención, percepción, lenguaje, memoria, funciones ejecutivas...)
Hablando en criollo, esta nueva "ciencia" intenta explicar cómo hace nuestro cerebro para que hablemos, recordemos, pensemos... e incluso para que hagamos cosas no tan evidentes pero no menos importantes como reconocer rostros, tener conciencia del estado mental del otro, discriminar tonos musicales, controlar impulsos o manejar proporciones espaciales, entre otras muchas.

Además en su versión clínica (o aplicada) la neuropsicología estudia qué pasa con estas funciones cuando el cerebro se enferma.

Dicho de otro modo, la neuropsicología (o la neurociencia cognitiva) le vuelve a otorgar biología al psiquismo, la biología robada por los seguidores de Freud (no tanto por él, que era neurólogo) a partir de los albores del siglo XX.
Lamentablemente los psicólogos formados en nuestro país apenas tienen una vaga noción de lo que es el cerebro y cómo funciona. Esto está cambiando de a poco.

La neuropsicología tuvo su preludio allá por los fines del siglo XVIII con la frenología. Por supuesto las teorías de entonces sobre la localización de las funciones eran de lo más disparatadas: en un mapa trazado sobre el cuero cabelludo (ver figura) se podían encontrar las regiones de "veneración a los padres", "envidia", "autoestima" o "amor conyugal". La frenología dió que hablar pero no tardó en sucumbir.

Hoy contamos con 200 años más de conocimiento sobre el cerebro. Contamos con autopsias de miles de pacientes bien estudiados. Contamos con el electroencefalograma, los potenciales evocados y la computación. Contamos con la tomografía y la resonancia magnética. Contamos con maravillosos estudios funcionales como el PET, el SPECT, la resonancia funcional... Contamos con ciencias amigas como la etología, la robótica y su inteligencia artificial...

Sí, tenemos variadas herramientas para meternos de prepo en el misterio más profundo del hombre.
Sí, tenemos neuropsicología. Y es fascinante.

Lo que no tenemos es sabiduría.
Lo que no tenemos es filosofía para manejar estas herramientas.

La neuropsicología es, permítanme decirlo, la apoteosis del materialismo. El summum de un error.

Por eso recomiendo acercarse a ella con cautela. Con tanta fascinación como cautela.
Aún está atravesada por un prisma mortal.
Está sesgada por errores de lectura varios.
Está forzadamente orientada hacia donde todos miran, hacia donde conviene que miremos.

Y el error aún da para más.

1 Comments:

Blogger finitud said...

El tema con el cerebro es de lo màs delicado, porque con esto de querer encontrar un asiento material a cada una de las funciones...que se yo, a mi es como que me da un poco de miedo (!?). Te voy a enunciar una hipótesis que tengo: Es acerca de las transformaciones que se pueden operar a nivel neuroquímico a partir de el aprendizaje de nuevos hábitos y como se puede "deteriorar un cerebro", a partir de un aprendizaje erróneo. Por ejemplo en el caso de las fobias (que están tan de moda): por una experiencia traumática temprana, reforzada o mejor dicho: "despertada" por un hecho actual también traumático, la persona desde pequeña ha sufrido modificaciones en la química de su cerebro al punto tal que luego, aunque conscientemente desea actuar de otro modo, le resulta sumamente arduo hacerlo. Y lleva un largo tiempo de re-aprendizaje, en el que (esta es mi hipótesis) si se monitorearan estos cambios quimicos permanentemente se registrarían paulatinas modificaciones a lo largo de un proceso psicoterapéutico)Que, según mi perspectiva constituye como un re-desarrollo, de alguna manera, una experiencia correctiva. Pero bueno...esto no es lo que me enseñaron en la facultad, sino es intuición de quien confía en la realidad integral del ser humano. Yo que sé. Espero que se haya entendido.
Mi nombre es Mariana, como dice mi mail y empecé a mirar los blogs por mi esposo (Juan Ignacio de "Aqui estamos") Yo empecé el mio: finitudyotrasyerbas.blogspot.com, está recién nacidito.

6:33 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger