verso converso

aportes incorrectos después de haber caído del caballo...

Y él les dijo: «Así, todo escriba que ha llegado a ser discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.» (Mt 13,52)


diciembre 28, 2004

Las prepersonas

- Vi...el camión...del...aborto - dijo tartamudeando.
- ¿Y pensaste que venía por ti?
Asintió en silencio.
- Escucha Walter - dijo Cynthia Best, poniéndose de rodillas y tomándolo de las manos temblorosas-. Te prometí, en realidad tu papá y yo te prometimos que nunca te enviaríamos al Servicio Comunal. Y además ya eres demasiado grande. Se llevan niños que todavía no cumplieron los 12 años.
- Pero Jeff Vogel...
- Sus padres lo cedieron justo antes de que entrara en efecto la nueva ley. Legalmente ahora no se lo podrían llevar. Tampoco te podrían llevar a ti. Mira, ya tienes alma. La ley dice que a los doce años un muchacho recibe su alma. Así que no puedes ir al Servicio Comunal. ¿Ves? estás a salvo. En cuanto veas el camión del aborto tienes que darte cuenta de que es para otro, no para ti. ¿Está claro? Vendrá por un muchacho más joven que aún no tiene alma. Una prepersona.


Fragmento del cuento Las prepersonas de Philip Dick (1928-1982), escritor norteamericano, místico, uno de los autores de ciencia ficción más prolíficos y brillantes del último siglo, autor de las historias que dieron lugar a los guiones de "Blade Runner" ("¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?") y "Minority report".

En la sociedad futurista de Las prepersonas se ha decidido arbitrariamente que las personas son tales, y por lo tanto dignas de derechos, recién después de los 12 años, edad en la que supuestamente se adquiere una capacidad de razonamiento lógico-matemático suficiente. Antes de esa edad, de no mediar expreso reclamo de los padres, los niños pueden ser "abortados" si son encontrados por la calle, por ejemplo.

-¿Y cuál es la diferencia entre un feto de cinco meses y lo que aquí tenemos? - continuó diciendo Ferris-. En ambos casos tenemos a un niño no deseado. Simplemente liberalizaron las leyes.
- ¿Usted está de acuerdo con estas leyes? - dijo el padre de Tim, levantando la mirada hacia él.
-Bien, eso lo decidieron en Washington y lo que hagan tendrá que resolver nuestras necesidades en estos días de crisis-dijo Ferris-. Yo solo hago cumplir los edictos.
[...]
- Usted está loco- dijo Ed Gantro-. Estas leyes de aborto posparto y las anteriores donde los nonatos no tenían derechos legales deberían ser extirpadas como un tumor. Mire adónde hemos llegado. Si se puede matar a un feto sin un proceso legal ¿por qué no a uno que ya nació? Lo que me parece que tienen en común ambos casos es la impotencia. El organismo asesinado no tienen la oportunidad para protegerse. ¿Sabe qué? Quiero que también me lleve a mí en la parte trasera del camión con los tres niños.
- Pero el Presidente y el Congreso declararon que cuando se llega a los doce años se adquiere un alma- dijo Ferris-. No puedo llevarlo. No sería correcto.
- No tengo alma -dijo el padre de Tim-. Cumplí doce años y no sucedió nada. LLéveme a mi también, a menos que pueda encontrar mi alma.


Hoy, 28 de diciembre, es el día de los santos inocentes. Dos mil años después de Herodes, el infanticidio masivo avalado por el poder de los estados continúa teniendo lugar en gran parte del mundo que se dice civilizado. Y la tendencia mete miedo.

1 Comments:

Blogger finitud said...

Interesantísimo y conmovedor. Gracias

6:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger