verso converso

aportes incorrectos después de haber caído del caballo...

Y él les dijo: «Así, todo escriba que ha llegado a ser discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.» (Mt 13,52)


junio 21, 2005

esse est percipi

Uno de los avances más significativos en nuestro entendimiento del cerebro, aquella sagrada caja negra, fue la reciente aparición de los estudios de neuroimagen funcional.
El PET (tomografía por emisión de positrones), el SPECT (tomografía computarizada por emisión de fotón único) y la fMRI (imagen de resonancia magnética funcional) permiten ver, en vivo y en directo, qué áreas cerebrales de un sujeto son las metabólicamente más activas en correspondencia con la acción que está desarrollando el sujeto en cuestión.
De ese modo puede establecerse una relación entre una localización y una función cerebral.

Me gustaría dar aquí algunos ejemplos de tales relaciones. Los daré al estilo de la ciencia actual.

Por ejemplo, si le pido a al paciente sometido a uno de estos estudios que mire fijamente una vela ardiendo y que se concentre en los detalles de la llama y del candelabro, veremos que una región del lóbulo occipital se torna más intensa en las imágenes funcionales. Confirmamos que en esa región occipital se encuentra la corteza visual. Que con esa parte del cerebro “vemos”. Por supuesto, nada decimos de la existencia de la vela y el candelabro.

Si a un paciente en la camilla del resonador funcional le hacemos leer el tercer capítulo del Quijote, primero para sí y luego en voz alta, veremos que determinadas regiones de ambos hemisferios pero especialmente de su hemisferio izquierdo se van activando sucesivamente: corteza visual, luego cortezas de asociación, el área de Wernicke, etc… y finalmente la corteza prefrontal izquierda y la motora primaria bilateral correspondiente a la fonoarticulación. Confirmaremos los circuitos neurofisiológicos de la lectura. Nada diremos a partir de la experiencia sobre la realidad o irrealidad de dicho capítulo de la clásica obra de Cervantes.

Ahora bien, resulta que si usted pone a rezar monjes y monjas de al menos dos religiones diferentes bajo el análisis de estos aparatos y cuando estos dicen llegar en la oración a un estado subjetivo de comunión con la divinidad o “éxtasis místico” usted descubre que en todos se activan las mismas regiones cerebrales profundas, pues entonces la conclusión es clara: Dios no existe. No es más que un invento de nuestro cerebro.

Patética tendencia de la ciencia moderna: encontrar lo que no se entiende pero pretender entender lo que se encuentra.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Dios es perfecto, la imperfeccion surge en el acercamiento del hombre hacia Dios, en su bagaje cultural que ensucia el cristal de la percepcion. Ahi es donde estan las religiones, en un intento imperfecto desde nuestra limitada realidad socio cultural para llegar a la divinidad. La experiencia de Dios es unica y esta dentro de cada ser.

12:46 p.m.  
Blogger Juan Ignacio said...

Entiendo de lo que dijo Hernán que en su última conclusión se están olvidando del estímulo. Si estaban la llama y el Quijote en los primeros, está Dios en el tercero. O al menos puede estarlo.

3:00 p.m.  
Anonymous Ecazes said...

Lo mismo que se uso una vela para el estimulo visual, se ha podido usar una silla..
Lo mismo que se leyo el Cervantes se ha podido usar el Codigo Da Vinci...
y las lecturas en los scans no hubieran variado..
Si no hubo variacion entre las distintas religiones es algo asi como que cualquiera vale, es solo la vela o el libro, no la luz o la idea lo que esta generando una respuesta.
Sip. nosotros somos siempre los mismos....
Y es El el que hace la diferencia

9:52 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Estas últimas conclusiones no me parecen tan científicas ya...

10:14 p.m.  
Blogger cacho said...

Coincido con el último comentario anónimo, los resultados en los scans por leer el Quijote o por leer el Código Da Vinci podrían ser diferentes, si tuviéramos equipos lo suficientemente precisos. También podrían detectarse diferencias entre el resultado de percibir una vela o una silla. Creo que el tema es que no hay forma, o yo no la veo, de demostrar una relación causal entre ambos fenómenos, entre lo que se percibe y el resultado en estudios de neuroimágenes de dicha percepción. Además, en lo que estoy completamente de acuerdo con versoconverso es en lo tendencioso del discurso del establishment "científico", aunque hay excepciones, por supuesto. A nadie se le ocurriría cuestionar la existencia de una vela o una silla (a casi nadie); pero muchos parecen estar muy ansiosos por demostrar que Dios es una invención de los hombres, que ya es obsoleta, ahora que estamos tan adelantados.
Saluti per tutti.

5:05 p.m.  
Anonymous Ecazes said...

Reflexionando sobre la rspuesta de Cacho, (que, como siempre, tiene razon) se me ocurrio una bizarra idea: y si lo que lo que los aparatos miden es solamente la reaccion del "interprete" ante un estimulo?
http://versoconverso.blogspot.com/2004/09/gazzaniga.html

11:20 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger